Iago Vázquez – Está comprobado, no tiene efecto rebote

El 4 de julio del 2016 fue un día muy especial para mí. Ese día estaba desayunando unas galletas con Cola Cao tan tranquilo en mi cocina cuando apareció Raquel Santacruz por la puerta. Compartíamos piso y hacía un día que la conocía. “¿Te puedo decir una cosa?, me dijo. Yo, medio dormido asentí con la cabeza. Me empezo a decir que el Cola Cao tenía un porcentaje muy elevado de azúcar y que si yo quería, podía bajar unos cuantos quilos sin enterarme.

Yo, por aquel entonces pesaba 84 kilos (mido 1,67 cm). Acepté el reto. La verdad es que yo en mi vida hice dieta en verano. Soy muy de tapas en terraza y heladitos en la playa. Al día siguiente nos pusimos en marcha. Raquel empezó a decirme que NO podía comer y empecé a tirar algunos productos nocivos para mi cuerpo.

Lo bueno del método de Raquel Santacruz es que sabe disfrazar muy bien la comida para que sepa bien. Nunca pensé que podría comer apio hervido y ¡que me gustara! Fueron 6 meses conviviendo juntos y 6 meses comiendo con su método. Al final sin darme cuenta adelgacé 14 kilos. Y lo mejor de todo es que el método Raquel Santacruz no tiene efecto rebote. Mi familia y amigos me decían “en cuanto te despistes vuelves a engordar. No se puede adelgazar tanto tan rápido”. Ahora, 7 meses después de que Raquel se fuera de mi piso por motivos profesionales tengo que decir que estoy en 66 kilos, 4 menos que cuando ella se fue.

Está comprobado. No tiene efecto rebote. El método no es una dieta, es una reeducación de la alimentación que a casi todo el mundo le hace falta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *