Rosalía Fernández – Lo sorpresivo es que como de todo

Yo también sigo el método Santacruz. Cuando llevas toda la vida a dieta, saltando de una a otra, leyendo los libros, auténticos best seller, de doctores que nos explican lo que hacemos mal y cómo corregir hábitos, es necesario que alguien te resetee.

Me puse en manos de Raquel porque no solo importa perder peso, importa la salud, el bienestar, tiene en cuenta tus enfermedades, tu actividad…

En fin, te proporciona planes semanales, totalmente personalizados, con lo que debes comer y combinar.
Lo sorpresivo es que como de todo: queso de cabra, lentejas, chocolate, uva, plátanos,licuados que ya en la máquina suenan a sanos y sabrosos. Muy pocos de estos alimentos los comes en otras dietas.
Muchas veces no comprendo como, pero sé que lo que me recomienda funciona: pierdo peso y me siento mejor.
Gracias.

Eco – buena alimentación y deporte

«Llevaba un tiempo pensando en cambiar mi alimentación, empezar a comer saludable y sentirme mucho mejor. Últimamente iba cansada, a base de cafés y coca-cola zero para aguantar el día.

Como me resultaba difícil y algo aburrido comenzar por mi cuenta decidí ponerme en contacto con Raquel para que me pusiera un plan adecuado a lo que necesitaba. Poder quitarme esos kilos de más, sentirme mejor y además ampliar mi punto de vista respecto a las comidas. El proceso ha sido muy bueno ya que he aprendido a comer bien, incluyendo mucha más fruta y verdura de lo q solía comer, con unas mezclas de alimentos que no se me hubieran ocurrido nunca pero que sorprendentemente están super ricas!

Ahora me siento mucho mejor y aprovecho más el día, he incluido ejercicio físico entre otras cosas. Estoy más activa y ya no me hacen falta tantas coca-colas (me he desenganchado), ni tanto café (me sigue encantando el café pero tampoco abuso de él)».

Por último decir que esto no acaba aquí, sigo muy motivada y con muchas ganas de seguir con una buena alimentación y deporte.

Os lo recomiendo a todos si realmente queréis sentiros mejor en todos los aspectos.

Gracias Raquel por ayudarme a comenzar en este camino.

Rafael Martinez – ¿Lo mejor de todo? Puedes comer chocolate

Gracias a Raquel ha mejorado mi rendimiento en las clases de danza, tengo y siento más energía. Mi piel está más tersa y con menos acné y estoy aprendiendo a combinar alimentos que antes ni conocía. Incorporando más fruta y verduras en mi alimentación. Soy bailarín de hip hop y antes tomaba mucha coca cola y mucha comida rápida, ahora estoy descubriendo un sin fin de posibilidades a la hora de combinar los alimentos, tengo más energía que antes.

Iago Vázquez – Está comprobado, no tiene efecto rebote

El 4 de julio del 2016 fue un día muy especial para mí. Ese día estaba desayunando unas galletas con Cola Cao tan tranquilo en mi cocina cuando apareció Raquel Santacruz por la puerta. Compartíamos piso y hacía un día que la conocía. “¿Te puedo decir una cosa?, me dijo. Yo, medio dormido asentí con la cabeza. Me empezo a decir que el Cola Cao tenía un porcentaje muy elevado de azúcar y que si yo quería, podía bajar unos cuantos quilos sin enterarme.

Yo, por aquel entonces pesaba 84 kilos (mido 1,67 cm). Acepté el reto. La verdad es que yo en mi vida hice dieta en verano. Soy muy de tapas en terraza y heladitos en la playa. Al día siguiente nos pusimos en marcha. Raquel empezó a decirme que NO podía comer y empecé a tirar algunos productos nocivos para mi cuerpo.

Lo bueno del método de Raquel Santacruz es que sabe disfrazar muy bien la comida para que sepa bien. Nunca pensé que podría comer apio hervido y ¡que me gustara! Fueron 6 meses conviviendo juntos y 6 meses comiendo con su método. Al final sin darme cuenta adelgacé 14 kilos. Y lo mejor de todo es que el método Raquel Santacruz no tiene efecto rebote. Mi familia y amigos me decían “en cuanto te despistes vuelves a engordar. No se puede adelgazar tanto tan rápido”. Ahora, 7 meses después de que Raquel se fuera de mi piso por motivos profesionales tengo que decir que estoy en 66 kilos, 4 menos que cuando ella se fue.

Está comprobado. No tiene efecto rebote. El método no es una dieta, es una reeducación de la alimentación que a casi todo el mundo le hace falta.